ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico es una sustancia naturalmente presente en el organismo y que posee la capacidad de retener el agua, lo que contribuye a mantener los tejidos de la piel en buen estado. Al desaparecer progresivamente del cuerpo debido a la edad, la piel pierde elasticidad e hidratación. De ahí que restituir el ácido hialurónico en aquellas áreas donde ha disminuido mejore sustancialmente la hidratación y el volumen de la piel. 

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DEL ÁCIDO HIALURÓNICO?

HIDRATACIÓN

Un gramo de ácido hialurónico puede retener hasta seis litros de agua. Por eso, aplicado en las dosis que requiere el tratamiento, hidrata la piel en profundidad desde dentro y hacia fuera. El rostro gana así en vitalidad, mostrando una apariencia radiante y saludable.

RELLENO DE ARRUGAS E IMPERFECCIONES

El ácido hialurónico difumina las arrugas superficiales y las líneas de expresión. Asimismo, las cicatrices, surcos nasogenianos e imperfecciones de la piel también se pueden beneficiar de este tratamiento.

DENSIFICACIÓN DE LA PIEL

En aquellas áreas donde la dermis es más fina, como ocurre con las ojeras o las manos, el ácido hialurónico actuará para mejorar la densidad de la piel, captando el agua, rellenando las zonas que se van a tratar y aportando también firmeza.

ANTIALÉRGICO

Existen muy pocos efectos secundarios. Al ser un producto que ya se encuentra de forma natural, no provoca reacciones alérgicas.

MODIFICABLE Y REABSORBIBLE

Una vez aplicado el tratamiento, si el paciente no está conforme con el resultado, es posible eliminar el ácido hialurónico a través de un antídoto, la hialuronidasa. En cualquier caso, el cuerpo reabsorbe el ácido hialurónico de forma natural.

RINOMODELACIÓN.

El ácido hialurónico permite realizar pequeñas modificaciones de la nariz y corregir imperfecciones para lograr un rostro armónico, sin necesidad de recurrir a la cirugía plástica.

Pide cita o Presupuesto sin compromiso

×